Donde se cierra una puerta, se abre otra: oportunidades nacidas de la pandemia, la sequía o los vetos políticos

Donde se cierra una puerta, se abre otra: oportunidades nacidas de la pandemia, la sequía o los vetos políticos

Aragón Exterior, en colaboración con el Clúster de Maquinaria Agrícola de Aragón y con Ibercaja, organizó ayer un webinar sobre oportunidades en Europa del Este para el sector de tecnología agraria.

Los delegados de Aragón Exterior en Rusia, República Checa y Rumanía explicaron la situación actual de sus respectivos mercados y los nichos de mercado que se presentan para las empresas aragonesas del sector.

En el mundo de los negocios, lo que supone un problema para unos puede ser una oportunidad para otros. Esta lógica se vio confirmada en el último webinar AREX Network,  organizado por Aragón Exterior en colaboración con Ibercaja. El análisis de tres mercados de Europa del Este evidenció que en ellos existe demanda de diferentes tipos de tecnología para el sector primario, impulsada por factores tan dispares como las disputas políticas, la sequía o los fondos covid. Los delegados de Aragón Exterior de Rusia, República Checa y Rumanía invitaron a los asistentes a aprovechar las oportunidades que se presentan en estos mercados.

Rusia

Karlos Landeta de la consultora Inverest, delegado de Aragón Exterior en Rusia y Ucrania, comenzó su exposición poniendo de relieve la gran extensión territorial que tiene la Federación Rusa, hecho que ya deja intuir el potencial de este país para el sector primario.

Situación  actual

En cuanto a la situación actual de Rusia y su gestión de la pandemia, Landeta destacó que “hay un grado de normalidad muy importante, mucho mayor que la que estamos viviendo en España o en Europa. Rusia cerró sus fronteras en febrero del 2020, fue uno de los primeros países del mundo en aislarse. Económicamente les ha ido francamente bien. Incluso los organismos internacionales corrigieron al alza las previsiones de crecimiento del Kremlin hace poco”.   

“A día de hoy hay normalidad de vida en Rusia”, concluyó, “sobre todo hay mayor dinamismo y recuperación económica que en Europa. Por ejemplo, se están celebrando ferias, y desde los países asiáticos la gente viaja a Rusia”. Para los ciudadanos europeos sigue habiendo restricciones de cara a los viajes.

Sector primario

A raíz de las sanciones económicas impuestas por los países occidentales tras la anexión de Crimea en 2014, explicó Landeta, Rusia vetó la entrada de vegetales, frutas, cárnicos, lácteos y pescado de Europa. Esta medida supuso grandes pérdidas para los países productores, y España es de los que más la sufre: “Se entiende tan solo con pensar en la cantidad de fruta que se produce en Aragón”.

Por otro lado, este conflicto reforzó al Gobierno ruso en su determinación de hacerse autosuficiente en cuanto a la alimentación, y de reducir su dependencia del exterior.

“Afortunadamente, al mismo tiempo que se cierran unas puertas, se abren otras”, constató Landeta. Porque mientras Rusia vetó la entrada de los mencionados productos, no hizo lo mismo con la maquinaria y el equipamiento necesarios para el sector primario. “Eso es porque necesitan importar esa maquinaria para mejorar su rendimiento”.

“Rusia partió de una muy mala situación en el sector primario”, explicó el delegado de AREX. “Tenían muy poca superficie cultivada y pocas cabezas de ganado por habitante. Las ratios de productividad de las granjas rusas eran muy bajas. Se lanzaron a una carrera en profundidad, que se convirtió en un auténtico sprint con las sanciones. El objetivo del Gobierno ruso es mejorar tanto el rendimiento como la calidad de la producción. Han pasado de ser importador neto a ser un gran productor y exportador, incluso líder mundial en algunos ámbitos. La agricultura supone ya el 4,7% del PIB ruso”, destacó Landeta.

Dio algunas cifras para poner en evidencia las dimensiones del sector en Rusia:

  • El país tiene más superficie cultivada que la Unión Europea: 1,5 millones de km2.
  • En 2017, Rusia superó a EEUU como mayor exportador de trigo. Un 20-23% de las exportaciones mundiales de trigo vienen de Rusia.

Tipos de cultivos y ganado presentes en Rusia:

  • El principal cultivo es el cereal (trigo, maíz, girasol – Rusia exporta sobre todo aceite de girasol – y otros).
  • Fruta: Antes solo se producían manzanas y algo de fresa, ahora también hay cultivo local de cerezas, melocotones, ciruela y algo de uva en el sur del país.
  • Ganadería: “Está menos desarrollada, pero tienen porcino y vacuno, algo de avicultura y cunicultura. Cerraron 2020 con buenos resultados, y hay buenas previsiones para 2021”.
  • Silvicultura: Rusia es el país con la mayor superficie forestal del mundo. Es un gran exportador de madera.

En cuanto a las zonas más interesantes para el sector, comentó: “A efectos de agricultura, sobre todo nos interesa la zona sur del país, y más específicamente la zona denominada europea, antes del Ural. También son muy interesantes los pastizales de Ucrania y Kazajistán”.

Oportunidades

“Rusia quiere ser autosuficiente en el sector primario. Pero todos los importadores de maquinaria y productos relacionados son conscientes de que la maquinaria que les llega del exterior tiene mayor calidad y más valor añadido que los productos rusos. A día de hoy, Rusia depende de muchos proveedores europeos y para todo tipo de equipamientos y materiales”, explicó el delegado de Aragón Exterior en Rusia y Ucrania, y añadió: “Vemos que hay muchas empresas españolas y aragonesas que están dando buena cuenta de las oportunidades que hay”.

Oportunidades:

  • Maquinaria agrícola: “Hay que poner el acento en la calidad, competir en precio es complicado”. Puso como ejemplo al Grupo Bellota, que vende herramientas agrícolas.
  • Fertilizantes: “Rusia es productor y exportador de fertilizantes, pero los de alta calidad y rendimiento los importa, ellos mismos no producen fertilizantes con ese rendimiento”.
  • Hay oportunidades también para viveros, nutrición animal, suplementos.
  • Equipamientos y granjas completas, y toda la cadena de transformación alimenticia: “Hay empresas españolas que están vendiendo líneas completas para la industria de transformación”.
  • Know-how e inversión: “Hay oportunidades, no solo para grandes empresas. También hay ejemplos de joint-ventures con empresas rusas”.

Acceso al mercado:

“Rusia es un mercado de partners – las empresas de fuera suelen trabajar con importadores o distribuidores”, destacó Karlos Landeta. Pero también cabe la opción de instalarse en el país, aunque pueda causar reticencias a primera vista: “Abrir una SL en Rusia es más sencillo que en España, puede costar menos de 5.000 €. Es una inversión al alcance de cualquier PYME de tamaño medio”.

España tiene buena imagen de marca en Rusia, según el delegado de AREX. “Hay mucha presencia industrial española en sectores esenciales, eso ayuda. Nunca he oído a un importador ruso quejarse de un proveedor español, a diferencia de otras nacionalidades. Los españoles podemos ir a Rusia con la cabeza bien alta”.

Para conocer el mercado ruso para el equipamiento agropecuario, recomendó visitar la feria Yugagro, que este año está previsto se celebre del 23 al 26 de noviembre en Krasnodar, una vez eliminadas las restricciones de viaje debidas a la pandemia.

Certificaciones

Landeta recordó que conviene tener los certificados correspondientes para vender en el mercado ruso. “Los importadores y las empresas rusas, cuando buscan proveedores, seleccionan empresas internacionales certificadas. No hace falta certificar todo nuestro catálogo, solo los productos que nos interesan como punto de lanza. Y si nos llega un pedido y no tenemos el producto certificado: Keep calm, no es un proceso muy complicado. Se puede hacer en un tiempo razonable”.

República Checa

Boris Mochnáč, delegado de Aragón Exterior en República Checa, ofreció información sobre este país de 10,7 millones de habitantes que, como recordó al público, está ubicado en pleno corazón de Europa y pertenece a la Unión Europea pero no a la zona euro.

Situación actual

La situación económica durante años ha sido muy buena – hasta la irrupción de la pandemia -, con unos crecimientos medios bastante elevados de su PIB. “El PIB per cápita está prácticamente en la media europea. De hecho, a primeros de este año, por primera vez República Checa superó a España en este indicador”. Las exportaciones suponen casi el 80% del producto interior bruto del país, impulsadas sobre todo por una fuerte industria manufacturera y del automóvil.

En su gestión de la pandemia, República Checa obtuvo muy buenos resultados al principio, de manera que “en verano de 2020 se liberalizaron las medidas y la gente empezó a hacer vida normal”, como relató Mochnáč. La factura llegó en otoño, cuando los contagios se dispararon y el país pasó cuatro meses muy duros con severas restricciones. “Ahora parece que la situación vuelve a estar bajo control, los colegios vuelven a abrir pero sigue cerrado gran parte del comercio y del sector servicios. El turismo está sufriendo grandes pérdidas, pero por suerte las industrias y el sector manufacturero están funcionando prácticamente con normalidad”.

Sector primario

 “El covid ha tenido mucho impacto sobre la agricultura. Muchos trabajadores extranjeros – ucranianos y gente proveniente de los Balcanes – se han ido del país. No sabemos cuándo podrán volver. El sector se ha visto afectado en este sentido”, comentó el delegado de AREX.

Y la pandemia no es el único problema que sufren los agricultores y ganaderos: “Otro tema que preocupa es la sequía. República Checa es un país que siempre ha tenido suficiente agua, pero en los últimos veranos las lluvias han sido muy escasas y en algunas regiones, sobre todo las principales zonas de cultivo de cereales, está causando muchos problemas”.

Oportunidades

En República Checa se producen

  • Fertilizantes: “Hay un fabricante muy grande pero hay hueco para producto de calidad”.
  • Sobre todo se produce cereal: trigo, cebada, etc.
  • Hay mucha producción de remolacha para la industria del azúcar, colza para producción industrial
  • Ganadería: Se produce carne porcina, vacuna y avícola. “Hemos trabajado para varias empresas aragonesas especializadas en equipamientos para explotaciones agrícolas. Es un sector en auge porque los consumidores demandan producto local y los ganaderos han tomado nota, están haciendo esfuerzos por aumentar la calidad”.
  • Fruta: Hay producción de manzanas, albaricoque, melocotón… “La gente ahora está dispuesta a pagar un sobreprecio por que sea un producto local”. Todo lo que está implicado en el proceso – maquinaria, insumos – tiene oportunidades ahora.

Si el problema de la sequía persiste, parte del sector primario checo tendrá que reinventar su forma de trabajar: “Puede ser una oportunidad para empresas españolas que tengan experiencia con la gestión del agua, el riego etc. En República Checa no hay experiencia en estas tecnologías porque nunca han hecho falta. Además, pronto habrá subvenciones del estado para los agricultores que implanten sistemas de ahorro de agua”.

Acceso al mercado

“En República Checa, la fórmula más habitual para vender desde fuera es a través del distribuidor o el importador. No es muy extendida la figura del agente comercial a la que estáis acostumbrados en España. Hay representantes que trabajan para una sola empresa, pero son empleados”, explicó Mochnáč. “Nosotros recomendamos buscar un distribuidor o un importador, dependiendo del producto y de los mercados que queramos cubrir”. Hay grandes intermediarios que cubren también Eslovaquia, por ejemplo.

Otra opción, dependiendo de las características del producto, es la implantación en el país. “Es muy fácil crear una oficina comercial, una delegación o sucursal en República Checa. El proceso administrativo es muy fácil y rápido”.

Para hacerse un hueco en el mercado lo más importante es la constancia, destacó Mochnáč: “Tanto si contamos con un importador o si estamos implantamos, debemos tener presente que República Checa es un mercado maduro y saturado, debemos ser constantes, invertir en marketing, tomárnoslo en serio y esperar a tener ventas a medio plazo. No es como en los años 90 que venías y vendías enseguida. Ahora hay muchos competidores”.

Para una primera aproximación recomendó la feria Techagro en Brno, si bien este año no se va a celebrar. “En esa feria hay compradores de toda la región del centro de Europa”.

Rumanía

Adam Ambrus, director de Nervia Rumanía y delegado de Aragón Exterior en el país, explicó la situación actual del mercado rumano.

Situación actual

“Ahora es cuando más restricciones tenemos desde que empezó la pandemia. Oficialmente tenemos menos infecciones que en noviembre, pero las UCIs están más llenas. Lo que sí ha empezado a moverse con cierta velocidad es el proceso de vacunación”, resumió la situación que la pandemia deja en el país.

“En el sector empresarial hay optimismo”, comentó, tendencia que ligó a la llegada del actual Gobierno de Rumanía en diciembre del año pasado y a la expectativa de que el país vaya a recibir cuantiosas ayudas europeas para dinamizar la economía. Las previsiones de FMI y Banco Mundial prevén un crecimiento del PIB de 6% y 4,3%, respectivamente, para este año.

Sector primario:

“Las empresas industriales en el sector primario están relativamente activas. Hubo un decrecimiento del 16,2% en el sector en 2020, pero fue más por la sequía que por el covid”, explicó Ambrus. Al igual que República Checa, el país sufrió uno de los veranos más secos de su historia reciente. “Pero hay productos que se han salvado, como la patata”, destacó Ambrus.

La institución nacional de estadística de Rumanía prevé un crecimiento del 14% en el sector este año y un 6% en 2022, según Ambrus.

Rumanía es el sexto país europeo con más superficie cultivable, con 9 millones de hectáreas. Las principales zonas agrícolas están en el sur del país.

Oportunidades:

  • Sistemas de riego y gestión de agua.
  • Rumanía es el principal productor de girasol en Europa y el cuarto de trigo (en 2020 se exportaron 11,4 millones de toneladas de cereal. España es el segundo cliente europeo.).
  • Rumanía es uno de los principales importadores de carne de cerdo desde España.

El consultor hizo hincapié en los fondos europeos que recibirá Rumanía próximamente y que también beneficiarán al sector agropecuario: “Rumanía va a recibir 80 mil millones de € en fondos europeos próximamente, entre ayudas Covid y otros fondos. Como país, si pudiéramos gastar bien este dinero, nos pondría en otro nivel. No digo que nos igualaríamos con España o con Chequia, pero estaríamos mucho mejor de lo que estamos ahora”.

Ambrús destacó el potencial de estas ayudas para el sector agrario, ya que se materializarán en forma de créditos gubernamentales para inversiones y capital de trabajo con condiciones muy ventajosas. Se pueden beneficiar empresas que lleven al menos un año de actividad en Rumanía.

“Es una buena oportunidad para las empresas aragonesas”, concluyó Florencia Ferraro, la responsable del sector de tecnología agraria en Aragón Exterior. “Si las empresas rumanas pueden invertir gracias a esta inyección de capital, es un buen momento para pensar en Rumanía”.

Cómo abordar el mercado

Adam Ambrus destacó dos aspectos fundamentales: “Aquí en Rumanía el precio todavía es casi lo más importante”, lo cual complica la entrada de determinados productos.

Y la segunda clave: “Necesitarán soporte técnico. La gente quiere saber dónde puede llevar la maquina o el tractor si tiene algún problema. Dejar un número de teléfono de España no es suficiente”. Planteó varias opciones para solventar este problema, como la implantación en el país, o contar con un agente o distribuidor que se capaz de prestar el servicio técnico posventa.

Asesoramiento individual

Tras el webinar, las empresas del sector tuvieron ocasión de mantener reuniones individuales por videoconferencia con los ponentes para profundizar en los aspectos de su interés. En algunos casos, las empresas solicitaron propuestas para contar con el apoyo de los delegados en los mercados de su interés, consultoría que cofinancia Aragón Exterior al 30%.