El poder de la cocina española en el mundo: El Ministerio de Exteriores presenta la primera Guía de Diplomacia Gastronómica

El poder de la cocina española en el mundo: El Ministerio de Exteriores presenta la primera Guía de Diplomacia Gastronómica

  • Categoría de la entrada:Agroalimentario

​Con ello se pretende impulsar la gastronomía como elemento de la proyección internacional de España y crear sinergias entre actores públicos y privados como el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación y su red de Embajadas y Consulados, AECID, Instituto Cervantes, AC/E, ICEX, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Turespaña, la Real Academia de la Gastronomía, las Comunidades Autónomas y las asociaciones del sector gastronómico.

La Guía aspira a reforzar el efecto multiplicador de la gastronomía en ámbitos como el turismo o la exportación. El sector gastronómico representa aproximadamente el 33% del PIB de España, siendo nuestro país uno de los mayores exportadores de productos agroalimentarios a nivel mundial. 


​La gastronomía es uno de los mejores activos en la creación y proyección de la reputación de España en el exterior. Con el fin de ponerla en valor y potenciar su contribución al ‘poder blando’ de nuestro país, el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, a través de la Secretaría de Estado de la España Global, ha presentado hoy la primera Guía de Diplomacia Gastronómica. Lo ha hecho en un evento celebrado en El Casino de Madrid, que ha contado con la participación de los chefs Pepe Rodríguez, Paco Rocero, Maca de Castro y Marcos Morán. 
Este documento, elaborado por España Global en coordinación con los agentes relevantes en la proyección de la gastronomía como AECID, Instituto Cervantes, AC/E, ICEX, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Turespaña, la Real Academia de la Gastronomía, varias Comunidades Autónomas y algunas interprofesionales y asociaciones del sector, destaca las acciones realizadas y propone nuevas líneas de acción para generar nuevas oportunidades de proyección internacional.
Esta hoja de ruta -que se actualizará todos los años para evaluar lo conseguido- servirá para coordinar esfuerzos y sinergias en la proyección de la gastronomía nacional.
Con esta Guía, España se suma a países como Japón, Tailandia, Francia o Perú, que ya cuentan con estrategias similares. 

Uno de los elementos mejor valorados de España

Esta primera Guía de Diplomacia Gastronómica pretende así seguir haciendo camino en la proyección de una parte indisoluble de nuestra cultura, reflejo de nuestra diversidad, nuestra historia y los cambios que ha experimentado nuestro país en múltiples ámbitos, como es la cocina española, en la que, en las últimas décadas, ha eclosionado un talento sin precedentes que ha situado a nuestros chefs entre los mejores del mundo. Y es, al mismo tiempo, un elemento fundamental de salud, tecnología e innovación, reflejo de un dinámico sector agroalimentario, logístico y exportador de excelencia.
La gastronomía es una de las fortalezas de la imagen de España en el mundo, según el último Barómetro de la Imagen de España del Real Instituto Elcano y además nos identifica como país. 
Asimismo, España es el país con más representantes en el ranking de The Best Chefs Awards (15 de 100) y más restaurantes en la lista de The World’s 50 Best Restaurants (7 de 50). Dispone de 217 restaurantes con al menos una estrella Michelin en la edición de la Guía 2021, lo que nos sitúa como el quinto país más galardonado por detrás de Alemania y por delante de Estados Unidos. 
A ello se suma el potencial de la dieta mediterránea, declarada en 2013 Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y considerada la más saludable del mundo por la revista estadounidense U.S. News & World Report.

Una pieza esencial de nuestra economía, comercio y turismo

La gastronomía en su sentido más amplio es la suma de un conjunto de actividades que engloban una parte sustancial de nuestra economía y tienen un importante efecto tractor: la producción agrícola, ganadera y pesquera; la industria de alimentación y bebidas; el comercio al por mayor y al por menor de bebidas y alimentos para el consumidor y la hostelería, además de importaciones y exportaciones; y, por último, la hostelería en todas sus variantes. La suma de estas actividades, según el informe “La gastronomía en la economía española” de KPMG, representa alrededor de un 33% de nuestro PIB y un 18% del total del empleo. 
España es el séptimo exportador de productos agroalimentarios del mundo, el mayor exportador de aceite de oliva, el segundo mayor exportador de carne y productos de cerdo y el tercer mayor exportador de vino (primero en términos de volumen) y de frutas y hortalizas. Las exportaciones agroalimentarias suponen más de una quinta parte de las ventas totales de España al exterior y su valor ha crecido de manera constante en el último lustro, incluso durante el contexto de la pandemia.
La gastronomía es también un activo y una fortaleza de nuestro sector turístico. Forma parte de nuestra cultura y de nuestro estilo de vida y es un elemento esencial de la experiencia turística. Constituye un producto prioritario dentro de nuestra estrategia de promoción internacional por la importancia de las actividades gastronómicas dentro del gasto turístico y, como atributo diferenciador de la marca España, goza de un gran prestigio y reconocimiento internacional.

Líneas de acción

La Guía propone nuevas líneas de acción para que la gastronomía sea un verdadero instrumento de diplomacia pública. De ahí que plantee reforzar el empleo de la gastronomía española en la actividad ordinaria de las Representaciones de España en el exterior, y su visibilización en eventos y actos culturales y protocolarios. 
Además, entre otras cuestiones, la Guía propone identificar y mapear a profesionales y colectivos susceptibles de ser prescriptores de nuestra gastronomía; aprovechar las prácticas de tipo gastronómico incluidas en la Lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO, así como las candidaturas presentadas, como elemento de imagen y reputación; colaborar más estrechamente con los restaurantes y chefs españoles en el exterior; y la elaboración de un calendario gastronómico para la coordinación de campañas de comunicación específicas con el resto de actores institucionales.