«En Francia asumen que un retorno al 90% de la actividad para finales de año es poco probable, pero nuestra experiencia confirma que surgirán oportunidades para las empresas españolas de varios sectores»

«En Francia asumen que un retorno al 90% de la actividad para finales de año es poco probable, pero nuestra experiencia confirma que surgirán oportunidades para las empresas españolas de varios sectores»

Francia está sufriendo una crisis sanitaria con dimensiones parecidas a la de España. El Gobierno francés ha prorrogado el confinamiento hasta el 11 de mayo. A partir de esa fecha, se prevé una apertura escalonada si la curva de nuevas infecciones evoluciona positivamente. Al igual que España, Francia cuenta con un sector turístico fuerte que previsiblemente será el primer afectado por las consecuencias económicas de la COVID-19. La industria automotriz también notará un bajón considerable de la demanda, al igual que otros sectores. La gran distribución francesa, con la que trabajan muchas empresas aragonesas, notará un menor descenso en sus ventas mientras el canal Horeca está prácticamente cerrado en el país.

Julia Farré (International Team Consulting), consultora de Aragón Exterior en Francia

Julia Farré (International Team Consulting), consultora de Aragón Exterior en Francia, participará el miércoles en una jornada de videoconferencias para asesorar individualmente a las empresas aragonesas sobre el mercado galo. Este encuentro se enmarca en varias jornadas de reuniones de asesoramiento que Aragón Exterior ha organizado durante los próximos días para los mercados de FranciaAlemaniaBélgica, Países Bajos, Luxemburgo y China.

En esta entrevista, Farré analiza la situación económica de Francia y recopila las medidas que ha tomado el Gobierno para intentar minimizar el impacto de esta crisis.

¿Cuál es la situación actual en el país?

Francia está confinada desde el 17 de marzo. El 13 de abril, el presidente anunció que el confinamiento se extiende hasta el 11 de mayo. Se levantará de forma progresiva y con el uso obligatorio de máscaras. No hay prohibiciones adicionales por el momento.

Las excepciones con un certificado de viaje y de desplazamiento son posibles en el marco de:

  • Los viajes entre el hogar y el lugar de trabajo cuando son esenciales para el ejercicio de actividades que no pueden organizarse en forma de teletrabajo o viajes de negocios que no pueden posponerse.
  • Viajes para hacer compras de suministros necesarios para la actividad profesional y compras de artículos de primera necesidad en establecimientos cuyas actividades siguen estando autorizadas.
  • Consultas y cuidados que no pueden prestarse a distancia y no pueden posponerse; consultas y cuidados para pacientes con enfermedades de larga duración.
  • Viajes por razones familiares apremiantes para la asistencia a personas vulnerables o el cuidado de niños.
  • Viajes cortos, dentro del límite de una hora diaria y en un radio máximo de un kilómetro alrededor del hogar, relacionados ya sea con la actividad física individual de las personas, excluyendo cualquier práctica deportiva colectiva y cualquier proximidad con otras personas, ya sea con la caminata con sólo las personas agrupadas en el mismo hogar o con las necesidades de los animales domésticos.
  • Citación judicial o administrativa.
  • Participación en misiones de interés general a petición de la autoridad administrativa.

En cuanto a la educación, con las aulas cerradas desde el 16 de marzo, las guarderías, escuelas, colegios e institutos se reabrirán gradualmente a partir del 11 de mayo. Para los estudiantes de educación superior, las clases no se reanudarán físicamente hasta el verano.

¿Qué medidas ha tomado el gobierno que afectan directamente a la actividad económica? ¿Hasta cuándo está previsto que estén en vigor?

El cierre continuado de tiendas, bares, restaurantes, cines, museos y festivales se mantendrá al menos hasta mediados de julio 2020. Desde el Gobierno explican que la situación será evaluada colectivamente desde mediados de mayo, cada semana, e irán adaptándose a las circunstancias.

¿Qué ayudas, compensaciones o apoyos pueden solicitar las empresas con filiales o delegaciones en el país?

En respuesta a la epidemia del coronavirus, el gobierno ha puesto en marcha medidas de apoyo inmediato a las empresas:

  1. Plazos para el pago de las cuotas sociales y/o fiscales (URSSAF, impuestos directos);
  2. En las situaciones más difíciles, las rebajas de impuestos directos que se pueden decidir en el examen individualizado de las solicitudes;
  3. Aplazamiento del pago de las facturas de alquiler, agua, gas y electricidad para las más pequeñas empresas en dificultades;
  4. Ayuda de hasta 1.500 euros para las empresas muy pequeñas, los trabajadores autónomos, los trabajadores por cuenta propia, los trabajadores autónomos en dificultades y los trabajadores autónomos en dificultades profesionales y los microempresarios más afectados gracias al fondo de solidaridad financiado por el Estado y las regiones;
  5. La movilización del Estado por un importe de 300.000 millones de euros para garantizar las líneas de tesorería que las empresas pueden necesitar como resultado de la epidemia;
  6. Apoyo del Estado y de la Banque de France (mediación crediticia) para negociar con su banco una reprogramación de los préstamos bancarios;
  7. Mantenimiento del empleo en las empresas mediante el plan de trabajo a jornada reducida simplificado y reforzado;
  8. Apoyo a la gestión de un conflicto con clientes o proveedores por parte de las empresas;
  9. Reconocimiento por parte del Estado y las autoridades locales del coronavirus como un caso de fuerza mayor para sus contratos públicos. En consecuencia, para todas las adquisiciones de los gobiernos estatales y locales y de las autoridades locales, no se aplicarán sanciones por retrasos;
  10. Un plan de apoyo a las empresas exportadoras francesas.

El ministro de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, y el ministro de Acción y Cuentas Públicas, Gérald Darmanin, anunciaron en marzo el refuerzo del plan de emergencia económica. Inicialmente se habían movilizado 45.000 millones de euros para apoyar a las empresas y a sus empleados, hoy en día este plan de ayuda se ha incrementado a 100.000 millones de euros.

Los 100.000 millones de euros financiarán medidas de reducción de la jornada laboral y el aplazamiento de los impuestos y las cotizaciones a la seguridad social para las empresas.

Bruno Le Maire también anunció la creación de un fondo de solidaridad de 1.000 millones de euros, que ahora se ha incrementado a 6.000 millones de euros para ayudar a las empresas más pequeñas, los trabajadores autónomos y pymes. Para beneficiarse de ello, estos negocios tenían que mostrar una pérdida del 70% entre marzo de 2019 y marzo de 2020.

Además de estos anuncios, se han movilizado 300.000 millones de euros en garantías estatales al principio de abril para asegurar los préstamos bancarios a las empresas. El conjunto de las redes profesionales de los bancos miembros de la Federación Bancaria Francesa y de Bpifrance ha puesto en marcha un sistema sin precedentes que permite al Estado garantizar 300.000 millones de euros de préstamos.

Otro ejemplo: la ayuda del fondo de solidaridad se asigna a las empresas elegibles que experimenten una pérdida de facturación de al menos el 50% en abril de 2020 en comparación con abril de 2019 o el promedio de facturación mensual durante el año 2019. Esta ayuda puede ir acompañada de un apoyo adicional, que puede oscilar ahora entre 2.000 y 5.000 euros, con condiciones

Los agricultores miembros de un grupo agrícola conjunto (GAEC), los artistas/autores y las empresas en proceso de quiebra o de salvaguardia también podrán beneficiarse del fondo de solidaridad.

Consciente de que la vida económica del país está fuertemente penalizada, el presidente Emmanuel Macron ha confirmado que las ayudas excepcionales del Estado a las empresas (desempleo parcial, financiación como el Ayuda del Fondo de Solidaridad, reembolso de los impuestos directos…) votadas con urgencia por el Parlamento serán «prolongadas» y «reforzadas». También se «aplicará rápidamente» un plan específico para los sectores gravemente afectados (turismo, hoteles, restaurantes, cultura, eventos…).

¿Hasta qué punto se está trabajando con normalidad en aduanas, puertos y zonas logísticas? ¿Se están detectando retrasos importantes?

Es evidente que, por el momento, las empresas francesas no trabajan a un ritmo normal, pero algunas de ellas deben seguir asegurando la supervivencia de todos los franceses y la continuidad económica del país.

Las ventas al por menor cayeron un 24% en marzo. Relais Colis, la primera red de entrega de paquetes a particulares está actualmente cerrada y sólo las oficinas de correos están operativas para hacer entregas a domicilio, pero se esperan retrasos: normalmente se hacen entregas en 48 horas, pero en estos momentos se realizan a 10 días aproximadamente. Esto demuestra la importancia, tan pronto como sea posible, de reabrir negocios no alimentarios.

Como en el caso de los camioneros, las grandes empresas de transporte y logística han puesto en marcha medidas estrictas pero necesarias para seguir trabajando. Por ejemplo, se ha creado una “guía de buenas prácticas” para los camioneros: transmisión COVID-19, gestos de barrera, medidas de información sobre la apertura de zonas de descanso… redactada por la dirección de los Ministerios de Transportes y Trabajo y firmada por organizaciones profesionales y sindicatos del transporte por carretera.

Otro ejemplo de una situación muy complicada es el funcionamiento de los almacenes: es compatible con el respeto de los gestos de barrera, pero por supuesto, con grandes dificultades desde al principio. El jefe de Amazon Logística Francia, Ronan Bolé, en una entrevista en laProvence.com, detalla las medidas establecidas, a menudo a petición de la inspección de Trabajo, que deben incorporar el distanciamiento social con los trabajadores. Esta situación fue clara mientras que el mismo día, el tribunal de Nanterre en Île-de-France, ordenó el 14 de abril al gigante del comercio en línea de reevaluar su política de prevención de riesgos en consulta con los sindicatos antes de poder ofrecer algo más que las necesidades básicas online. Por lo tanto, se espera que la gama de productos suministrados por Amazon se reduzca drásticamente en los próximos días.

Para concluir, son tiempos inciertos para todos pero una de las cosas en Francia que funciona particularmente bien en estos días es la entrega de máscaras desde China. En efecto, el mundo entero está mirando a China en busca de máscaras. Francia ha pedido muchas, que están llegando gracias a un puente aéreo de emergencia establecido por varios actores, entre ellos Air France y Ceva Logistics, una filial de CMA-CGM. «Desde el punto de vista logístico no es extremadamente complicado. Estas son operaciones de emergencia que pueden hacerse en otras circunstancias», señala Mathieur Friedberg, director general de Ceva Logistics. «Lo que es un poco nuevo es la escala de la operación y su aspecto internacional: la demanda francesa no es la única», añade.

¿Qué previsiones macroeconómicas se están realizando para este año y los siguientes?

En Francia, 732.000 empresas, es decir, más de una de cada dos empresas, se benefician del régimen de desempleo parcial desde el inicio de la crisis del coronavirus, según la Ministra de Trabajo Muriel Pénicaud. El Ministro de Economía, Bruno Le Maire, confirmó que el costo en esta etapa era de 24 mil millones de euros.

Los franceses están esperando el “plan de salida completo” del confinamiento, pero es cierto que hablamos de años en salir de las consecuencias económicas de esta crisis.

En sus perspectivas para la economía mundial publicadas el martes 14 de abril, el Fondo Monetario Internacional (FMI) predice una contracción del 3% en el producto interno bruto (PIB) mundial en 2020, suponiendo una disminución de la pandemia COVID-19 en la segunda mitad de este año. No se puede descartar la posibilidad de una caída aún más aguda en 2021. Las consecuencias económicas del “Gran Confinamiento”, como lo llama ahora el FMI, en referencia a la Gran Depresión de 1929, no perdonarán a ningún continente.

Este año, los países más afectados serán los de la zona del euro, con una contracción de la actividad del 7,5% (-7,2% para Francia), seguidos del Reino Unido y los Estados Unidos, con descensos del 6,5% y el 5,9% respectivamente. Sólo los países asiáticos emergentes registrarán un crecimiento positivo del 1%, incluida China, que puede esperar un aumento del 1,2% del PIB, aunque éste se desacelerará bruscamente después del 6,1% en 2019.

Cuando comience a normalizarse la situación, ¿en qué sectores destaca que se presentarán las mayores oportunidades de negocio? ¿Cuáles son los que se verán más afectados?

A día de hoy se habla, por razones muy claras, del sector farmacéutico, en el que Francia ya se posicionaba como líder europeo.

Nuestra experiencia confirma que surgirán oportunidades para las empresas españolas, pese a la situación, en los siguientes sectores:

  • Agro
  • E-learning
  • E-Health, Digitalización de la Sanidad
  • Productos y equipos sanitarios
  • Soluciones digitales
  • Transporte y logística
  • Geolocalización
  • Inteligencia artificial
  • Ciberseguridad
  • Big data
  • Tejidos técnicos e inteligentes
  • Servicios contactless
  • Cloud computing (computación en la nube)

Lo que más se discute entre los economistas, los institutos de investigación y el gobierno francés es que la suposición de un retorno al 90% de la actividad para finales de año es poco probable.

El turismo, por ejemplo, no se recuperará totalmente en breve. En un sector con un superávit comercial de 16.500 millones de euros, los profesionales no esperan volver a la actividad normal antes del año próximo dada la próxima lentitud del turismo internacional.

Por ejemplo, el 9 de abril, el INSEE también señaló que “la recuperación de la actividad llevará tiempo, debido a las limitaciones tanto de la oferta (recuperación gradual según el sector, problemas de oferta, desconfinamiento parcial, etc.) como de la demanda (probable caída de los ingresos de los hogares y las empresas, clima de incertidumbre, recuperación asincrónica en otras economías,…)”.

En el comercio, donde la actividad ha caído en un 56%, en el alojamiento y la restauración (-90%), donde los cierres se extenderán más allá del 11 de mayo, o en la construcción (-88%), las dificultades económicas dejarán una huella indeleble. Igualmente, en la industria para empresas especializadas en la fabricación de equipos y maquinaria eléctrica, electrónica e informática (-73%), así como en la fabricación de equipos de transporte (-61%). Estos se ven “afectados tanto por la disminución de la demanda nacional e internacional, como por las dificultades de la oferta y la falta de disponibilidad de mano de obra”, explica el INSEE.

¿Cómo cree que afectará esta nueva realidad social y económica a la forma de hacer negocios en el país en el medio plazo?

El presidente de la República, Emmanuel Macron, evocó en su discurso presidencial del lunes 13 de abril la idea de un plano para la gestión de crisis, la salida del confinamiento y la transición ecológica y económica. Esto implica la aplicación de un plan económico amplio para ciertos sectores. En su discurso del 12 de marzo, el presidente ya había iniciado un cambio de doctrina: «Lo que esta epidemia revela es que hay bienes y servicios que deben colocarse fuera de las leyes del mercado».

Queda por ver si la economía (parcialmente) planificada podrá hacer frente a los desafíos del futuro, y especialmente a las crisis que causaron su abandono en primer lugar.

Y en cuanto a los métodos y medios de trabajo desarrollados en Francia después, como resultado de esta crisis, un estudio reveló que, casi 2 de cada 3 franceses quieren incrementar el teletrabajo en sus puestos. Así pues, los intercambios y las relaciones laborales pueden verse afectados más de lo previsto de manera positiva y negativa en el futuro. Particularmente en estos momentos, donde la salud y la seguridad de los empleados están prioridades.

Por último, algunas fuentes donde las empresas españolas pueden verificar periódicamente la evolución en Francia son:

así como periódicos como Le Monde, Le Parisien y canales de información en francés como https://www.lci.fr/ o https://www.europe1.fr/.