«El proyecto ‘Make in India’ quiere convertir al país en la fábrica del mundo»
Iñaki Soto y Nuria Machicot Arbizu, director general y directora de desarrollo de negocio de Indversis Management Consulting

«El proyecto ‘Make in India’ quiere convertir al país en la fábrica del mundo»

India lleva dos décadas consolidando una senda de crecimiento sostenido a un ritmo cercano al 7%. Automoción, energías, componentes electrónicos, agroalimentario, infraestructuras,… ¿Dónde están las oportunidades de negocio?  Aragón Exterior organiza el próximo jueves una jornada de reuniones individuales de asesoramiento con Indversis Management Consulting. «Tan importante como entender los nuevos hábitos de consumo en India es comprender que los indios son seres profundamente sociales y jerárquicos», apuntan sus responsables.


Las exportaciones aragonesas a India superaron los 34,5 millones de euros en 2018, un 6,5% más que en el anterior ejercicio. ¿Pero cómo y con qué estrategia entrar? Aragón Exterior -que  apoya a las empresas aragonesas interesadas en este país en la elaboración de agendas comerciales, búsqueda de contactos y procesos de selección en India, entre otros servicios- organiza el próximo jueves, 19 de septiembre, una jornada de reuniones individuales de asesoramiento sobre este mercado.

La cita contará con Iñaki Soto y Nuria Machicot Arbizu, director general y directora de desarrollo de negocio de Indversis Managment Consulting. En esta entrevista analizan las oportunidades y la realidad de numerosos sectores y ofrecen consejos para hacer negocios.

Tras dos décadas de espectacular crecimiento, el PIB de India ya es prácticamente igual al del Reino Unido. ¿Se aprecian signos de agotamiento en la economía? ¿Cuáles son los sectores más estratégicos para el país de cara a las próximas décadas?

La economía india no sólo ha mostrado una gran capacidad de crecimiento durante los últimos años, sino especialmente una gran resiliencia. Mientras el resto de países emergentes sucumbieron junto con el resto de países occidentales a la crisis económica comenzada en el año 2008, India la superó con índices de crecimiento cercanos al 8%.

Muchos indicadores muestran que podemos encontrarnos en ciernes de una nueva recesión o, al menos, una desaceleración de la economía mundial agravada por la incertidumbre producida por las turbulencias comerciales entre USA y China, los efectos del brexit, etc.

India ha comenzado a experimentar esa desaceleración en el ritmo de crecimiento especialmente en algunos sectores estratégicos, como automoción y construcción. Son sectores muy ligados a las expectativas económicas y unas perspectivas adversas desincentivan a los consumidores para invertir, a favor del ahorro.

La reelección de Narendra Modi (primer ministro) con una mayoría absoluta por otros cinco años supone un refrendo a la política incentivadora de la inversión comenzada en su anterior mandato. El “Make in India” es un proyecto cuyo objetivo es convertir en India en la fábrica del mundo. El programa identifica 25 sectores estratégicos, entre los cuales podemos destacar:

> Automoción

India no tan sólo se ha consolidado como un destino para la fabricación de vehículos, sino que ha emergido como un export hub y no tan sólo para pequeños vehículos, como ocurría anteriormente. Han sido muchos los fabricantes que han establecido sus centros productivos en India desde los cuales suministran a todo el mundo, como han sido los casos de Renault con el modelo Kwid, Suzuki con el modelo Baleno, Honda con el modelo Jazz o Volskwagen con el modelo Vento.

> Diseño y fabricación de sistemas electrónicos

Gracias a la promoción realizada por el programa Digital India y el “Zero Net Imports by 2020” se han realizado grandes avances para posicionar a India como un centro mundial de producción electrónica. En menos de dos años se han establecido 72 nuevas empresas fabricantes de telefonía móvil y sus componentes, consolidando a India como una potencia mundial. Desde gigantes mundiales como Xiaomi, Gionee y Samsung a productores locales como Lava, Micromax, el mundo está eligiendo a India como su productor electrónico.

> Energías renovables

India está embarcada en el programa más ambicioso a nivel mundial de desarrollo de la energía renovable con el horizonte de alcanzar los 175 Gw provenientes de fuentes limpias en 2022.

La escasez de fuentes de combustibles fósiles en el país, en especial la casi nula producción petrolífera, hacen que India sea un país especialmente expuesto a los vaivenes internacionales relacionados con la cotización del mercado petrolífero y a las fluctuaciones de las divisas. La apuesta decidida por las energías renovables, al margen de su positivo impacto medioambiental, posibilitarán a una de las principales economías emergentes, alcanzar un mayor grado de independencia energética sobre el mercado exterior.

> Infraestructuras: carreteras y autopistas

India cuenta con una de las mayores redes de carreteras del mundo, con una extensión superior a los 5 millones de kilómetros. El transporte terrestre constituye más del 60% de total de mercancías y un 90% del movimiento de pasajeros en el país. Conscientes de ello, el Gobierno Indio ha establecido un multimillonario programa de ampliación y modernización de la red de carreteras mediante acuerdos de desarrollo público-privado.

El Gobierno ha establecido un sistema con grandes desgravaciones fiscales para las empresas inversoras en infraestructuras.

> Farmacéutico

La amplia disponibilidad de materias primas y la presencia de mano de obra altamente cualificado han catapultado India al top de la fabricación de productos farmacéuticos, en especial de productos genéricos. India hace notar su presencia en toda la supply chain de productos farmacéuticos, siendo el mayor exportador mundial de productos genéricos con más de un 20% del mercado. India quiere fomentar el acceso a medicamentos a costes accesibles.

> Agroalimentario

El sector agroalimentario es uno de los más florecientes y absolutamente vital para el desarrollo del país. Bajo el programa ‘Make in India’, el Ministerio de Procesado de Alimentos está desarrollando infraestructura de cadena de frío en más de 135 proyectos a lo largo de toda India, así como 43 Mega Food Parks. Cada uno de ellos se estima que crean un mínimo de 5.000 empleos y benefician a 25.000 agricultores.

El sector ha sido uno de los pioneros en las reformas bajo el amparo del programa ‘Make in India’, consiguiendo desde la simplificación de aprobaciones para el inversor mediante el establecimiento de una ventanilla única, hasta unidades específicas para los trámites aduaneros.

El PIB per cápita del país también ha experimentado un crecimiento muy notable desde que comenzó el siglo, pasando de 501€ en el año 2000 a más de 1.746€ en 2018. ¿Se puede hablar de la existencia de una clase media ya consolidada? ¿Qué rasgos la definirían y cuáles son sus hábitos o intereses de consumo?

Indudablemente este es uno de los mayores atractivos del mercado. No tan sólo por lo grande que puede ser esta clase media sino por su composición. En el World Economic Forum de 2018 se hizo público un análisis sobre la evolución de la clase media india en los próximos años (2018-2030). El mayor índice de desarrollo se identificaba dentro de los jóvenes altamente cualificados que logran tener un puesto de importancia con unos ingresos superiores a 40.000 USD. El análisis cuantificaba este subnicho como un 17% de la población, es decir, aproximadamente 255 millones de personas.

Si bien queda recorrido para llegar hasta esas cifras, es indudable que la población india está sufriendo un cambio radical en lo referente a usos y costumbres.

El acceso de estos jóvenes cualificados y adinerados (en comparación al estándar indio) está haciendo que proliferen nuevos sistemas de acceso al mercado y nuevas demandas. El e-commerce se está haciendo paso aceleradamente en un país donde la mayoría del comercio todavía estaba anclado en costumbres del siglo XIX.

Tan importante como entender las oportunidades de los nuevos hábitos de consumo en India es comprender que los indios son seres profundamente sociales y jerárquicos. Los consumidores no tan sólo quieren comprar para beneficio y disfrute propio, sino para que la sociedad que les rodea sea consciente de su capacidad adquisitiva. Por ello tiene una inclinación natural a invertir en bienes que le permitan “ostentar” de su poder económico. 

Las exportaciones aragonesas a este mercado entre enero y mayo de 2019 han superado los 24,5 millones de euros, casi un 50% más que en el mismo periodo del año anterior. Sin embargo, pese al tamaño y oportunidades, India se encuentra bastante alejada de los mercados a los que más se exporta. ¿Qué motivos frenan o han ralentizado la apuesta de las empresas por este destino?

Pese a que India está evolucionando positivamente en la liberalización de la economía, todavía perduran sectores en los que existe un grado de proteccionismo elevado, como puede ser el agrícola. Más del 50% de la población todavía depende del sector primario y el gobierno indio es consciente de que no se puede arriesgar a tomar medidas en contra de un bloque de votantes tan alto.

Sin embargo, existen grandes oportunidades de negocio en áreas tecnológicas. La percepción del producto europeo en India es excelente y están dispuestos a pagar por un sobrecoste en relación con su competencia doméstica.

Para la empresa aragonesa, al igual que el resto de España, India es un país todavía desconocido y en desventaja con otros destinos más “amigables” como Sudamérica. La barrera idiomática y cultural es todavía alta. Por ello, menos de 300 empresas españolas están implantadas en India. Sin embargo, otros países europeos son conscientes de este potencial y, por ejemplo, Alemania tiene más de 4.000 empresas en India.

Casi el 80% de las actuales exportaciones aragonesas se concentran en maquinaria y textil. ¿Es un buen mercado para productos de consumo como, por ejemplo, los agroalimentarios? ¿Existen barreras o limitaciones para productos concretos?

La importación de maquinaria, lejos de estar restringida, está incentivada por parte del Gobierno. Existen múltiples mecanismos para que las empresas puedan recuperar o evitar pagar aranceles.

En cuanto al textil o los productos agroalimentarios, India es uno de los principales productores del mundo, por lo que dificulta la competencia en aquellos productos en los que haya producción interna. Los aranceles, en estos casos, pueden oscilar entre un 25-40%.

La oportunidad surgirá en aquellos productos con mayor valor añadido o mayor complejidad de elaboración y en aquellos en los que India no cuenta con producción propia, como es el caso del aceite de oliva o las aceitunas, donde India importa desde España prácticamente el 75% de su consumo doméstico.

Las negociaciones para un tratado de libre comercio entre la UE e India parecen estancadas. ¿Cuáles son los sectores que se ven más afectados por las cargas aduaneras frente a otros países del entorno asiático?

No podemos comparar India con otros países de su entorno, ya que no existe un país de perfil similar. Con carácter general los países del sudeste asiático son más liberales en cuanto a su carga arancelaria que India, pero también por el hecho de que su dependencia de las importaciones es mayor.

India es especialmente restrictivo con los bienes agroalimentarios y más aún con aquellos cuya percepción es de un bien no necesario o de lujo, como puede ser el caso del vino.

El sector de la automoción y sus componentes es muy importante en India. ¿En qué partes de la cadena de valor existen oportunidades para las empresas aragonesas, que cuentan con mucho ‘know how’ en el sector? ¿Cómo está evolucionando la apuesta por los vehículos eléctricos?

Coyunturalmente la pregunta no viene en buen momento. El sector ha experimentado un parón espectacular que ha llevado a perderse 350.000 puestos de trabajo. Sin embargo, cuando ampliamos la perspectiva descubrimos que el sector automovilístico indio acaba de superar a Corea como cuarto productor mundial y se está igualando a las cifras de un mercado todopoderoso como el alemán.

El sector automovilístico indio demanda tecnología europea. Las oportunidades son enormes en esta área. El año pasado Indversis organizó una misión de empresas automovilísticas indias a España con un éxito enorme, habiéndose creado numerosos proyectos conjuntos e incluso se han desarrollado joint ventures.

India apuesta de forma decidida por el vehículo eléctrico como solución a su gravísimo problema de contaminación. 22 de las 30 ciudades más contaminadas del mundo son indias. El gobierno acaba de anunciar incentivos para la compra de vehículos eléctricos y el objetivo de que en 2030 éstos supongan al menos un 30% del parque automovilístico.

Iñaki Soto y Nuria Machicot Arbizu, director general y directora de desarrollo de negocio de Indversis Management Consulting
Iñaki Soto y Nuria Machicot Arbizu, director general y directora de desarrollo de negocio de Indversis Management Consulting

Otro sector en el que las empresas aragonesas cuentan con gran experiencia internacional es el de las energías renovables. ¿En qué energías existen más oportunidades? ¿Existen incentivos estatales?

El plan del Gobierno Indio en lo referente a las energías renovables prevé alcanzar una capacidad de 175 Gw en el año 2022, de los cuales 100 Gw provendrían de energía fotovoltaica y 60 Gw de energía eólica.

Los incentivos existentes alcanzan tanto la aplicación de tarifas arancelarias reducidas así como la aplicación del tipo mínimo de GST (Good and Services Tax) del 5%.

El Gobierno eliminó los incentivos a la generación de energía existentes hasta el año 2015. De hecho, tanto la energía solar como la eólica compiten de igual a igual con las energías convencionales como la térmica en cuanto a coste.

El futuro en esta área es indudable. India no posee petróleo, por lo que depende en una inmensa mayoría de las importaciones exteriores, lo cual genera una gran exposición a los riesgos derivados de los vaivenes de los mercados internacionales.

¿Existen mucha burocracia para, por ejemplo, abrir una empresa o contratar empleados?

Uno de los mayores logros del primer mandato del Gobierno Modi fue la digitalización de la economía. Gracias a ello, India ha dado un paso de gigante en el índice Doing Business del Banco Mundial, desde puestos cercanos al 150 hasta el actual 77. Si hace unos años se requerían casi 4 meses para constituir una sociedad, con más de 30 trámites a realizar, ahora se puede conseguir en unas pocas semanas.

¿Qué consejos culturales deben tener en cuenta las empresas a la hora de hacer negocios en India?

La mochila en India siempre debe estar cargada de una dosis extra de paciencia. El mundo gira más despacio en aquel país, por lo que no hay que desesperarse y perseverar. Pese a que existen diferencias culturales y religiosas evidentes, los indios no son tan lejanos a la cultura española. Son amigables, abiertos y directos. Como hemos señalado anteriormente, dan gran importancia a la jerarquía, por lo que tratarán de forma diferente a una u otra persona en virtud a su percepción sobre la misma. De igual manera, pueden percibir como una falta de respecto si no se elige a una persona del rango adecuado para tratar con una persona de alto nivel de su empresa.

Uno de los aspectos que más choca con nuestra mentalidad española es su tolerancia hacia el fracaso o a que las cosas no salgan como están previstas (tarde, de peor calidad, etc). Prefieren llevar hasta el límite un exceso de optimismo casi infantil, antes que admitir que algo no es posible.

Cerrar menú