«En Alemania, el ‘back to local’ motivado por el coronavirus puede generar oportunidades a los productores españoles y, concretamente, a los dedicados a la subcontratación industrial»

«En Alemania, el ‘back to local’ motivado por el coronavirus puede generar oportunidades a los productores españoles y, concretamente, a los dedicados a la subcontratación industrial»

Alfonso González García y Mario Martínez Calleja (Llanas Consultores), consultores de Aragón Exterior en Alemania

A pesar de no sufrir un confinamiento tan estricto como España, la vida social en Alemania se ha limitado a su mínima expresión debido al brote de coronavirus, causando importantes cambios en los hábitos de consumo de los alemanes. La actividad industrial y empresarial también se encuentra afectada, con muchas fábricas y tiendas cerradas o trabajando por debajo de sus capacidades. La lucha contra la COVID-19 está principalmente en manos de los gobiernos de los 16 länder, de ahí que cada región tiene sus propias regulaciones respecto a la actividad social y empresarial. 

Alfonso González García, consultor de Aragón Exterior en Alemania especializado en los sectores industrial y consumo, participará este lunes en una jornada de videoconferencias para asesorar individualmente a las empresas aragonesas sobre el mercado germano. Este encuentro se enmarca en varias jornadas de reuniones de asesoramiento que Aragón Exterior ha organizado durante los próximos días para los mercados de Francia, Alemania, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo y China.

En esta entrevista, Alfonso González realiza, junto a su compañero Mario Martínez Calleja en Llana Consultores, una foto fija de la economía alemana y analiza qué sectores se pueden ver más reforzados una vez se supere la actual situación.

¿Cuál es la situación actual en el país?

En este momento el país ha conseguido amortiguar el golpe generado por la crisis del coronavirus, siendo uno de los grandes países de la UE que, comparativamente, mejor se está comportando a diferentes niveles (sanitario, productivo, político…). Para ello, el país ha ejecutado una cuarentena de baja intensidad donde las prohibiciones de reunión de más de dos personas (salvo familias que ocupen una vivienda), la regulación de los viajes y la apelación al distanciamiento social han logrado, junto a la realización de test masivos y una infraestructura con más de 28.000 camas de UCI, no saturar el sistema hospitalario.

¿Qué medidas ha tomado el gobierno que afectan directamente a la actividad económica? ¿Hasta cuándo está previsto que estén en vigor?

Junto a las medidas personales, se han implementado una serie de medidas de cierre comercial en establecimientos no esenciales con el objetivo de mantener los niveles de contagio lo más bajos posibles a través del menor contacto social. De este modo se han mantenido abiertos, a nivel general, supermercados, farmacias, bancos, servicios de mensajería o tiendas de mascotas, quedando cerrados los locales de ocio cerrados.

A nivel industrial se ha mantenido el trabajo, no habiéndose llevado a cabo una “hibernación”, como la efectuada en España. La producción se estimaba que se encontraba en el 80% hace una semana, habiéndose visto rebajada (e incluso paralizada en algunos sectores) por la rotura o retrasos en la cadena de suministro y por las bajadas en los pedidos de algunos clientes.

Es importante destacar que las medidas implementadas, a nivel de línea de producción, han sido planificadas y testadas anteriormente en China, gracias a la gran presencia de muchas compañías en el país asiático. Las mismas han vivido la escalada de la crisis desde su origen y de ahí su rápida capacidad de adaptación a las nuevas circunstancias.

Estas medidas excepcionales tienen un carácter temporal y van a ser gradualmente rebajadas. De este modo el día 20 de abril se podrán abrir comercios de hasta 800 metros cuadrados (manteniendo distancias de seguridad, controles de acceso y aforos), el 3 de mayo se reabrirán los colegios y a partir de del 4 de mayo otros negocios, gradualmente, como peluquerías. Conciertos, teatros, museos, hoteles (para uso turístico) y establecimientos de restauración permanecerán aún cerrados. Dentro de estas medidas de relajación se mantiene la recomendación de trabajar desde casa, en la medida de lo posible, y de empleo de mascarillas.

¿Qué ayudas, compensaciones o apoyos pueden solicitar las empresas con filiales o delegaciones en el país?

El gobierno alemán está desarrollando un extenso paquete de ayudas a las empresas y autónomos que ha sido cifrado en el entorno de los 800.000 millones de euros. Este presupuesto está destinado en gran parte a cubrir con garantías los créditos y pasivos de las empresas (unos 400.000 millones), estando unos 100.000 millones empleados en procesos de recapitalización y adquisiciones temporales en empresas claves para la economía. Es también reseñable la ayuda destinada a autónomos y micropymes (unos 50.000 millones) a las que se les ha abierto un programa específico de créditos para asegurar su liquidez, habiéndoseles facilitado la aceptación de reducción de jornada con mantenimiento de empleo, y ayudas directas, en el caso de los autónomos, que van de los 9.000 a los 15.000€ por tres meses, si demuestran problemas de liquidez derivados directamente de la crisis. A nivel regional se han implementado medidas de diferimiento de impuestos y exenciones de alquileres que deben ser estudiadas de manera específica.

¿Hasta qué punto se está trabajando con normalidad en aduanas, puertos y zonas logísticas? ¿Se están detectando retrasos importantes?

En aduanas, puertos y zonas logísticas se trabaja con normalidad dentro de la excepcionalidad del momento, pero se han reducido el personal existente en cada uno de los turnos.

En el tráfico rodado se ha permitido en todos los lander alemanes la circulación de mercancías en fines de semana y días festivos para aliviar los retrasos por los controles de salud de los conductores.

El transporte de mercancías en avión se ha visto lógicamente muy reducido debido a las restricciones existentes a nivel mundial, pudiendo apreciarse, ya en el mes de marzo, una caída del 8% en los movimientos del aeropuerto de Frankfurt, principal hub del país.

El transporte marítimo se ha visto bruscamente reducido, ya que se empiezan a sufrir los efectos del impacto de la interrupción de la producción en China (6-8 semanas de retraso). De este modo, en el Puerto de Hamburgo, se espera una caída del 80% en los tráficos de contenedores entre abril y mayo. Al mismo tiempo, por las necesidades y vuelta de producción hacia Europa, se están apreciando repuntes de los tráfícos intraeuropeos.

En el caso de las aduanas existen ligeros retrasos por la reducción del personal pero, por el momento, debido a la reducción en volumen, apenas está afectando al funcionamiento.

¿Qué previsiones macroeconómicas se están realizando para este año y los siguientes?

Las previsiones que maneja el Fondo Monetario Internacional dan una caída del PIB este año del 7%, subiendo un 5,2% en 2021. No obstante institutos de estudios alemanes mantiene previsiones dispares que están siendo modificadas de manera continua ya que están muy marcadas por las medidas que están siendo adoptadas por el Gobierno y, en general, por la evolución de la Economía global ya que, debido a su perfil exportador, su dependencia del funcionamiento de otros mercados es básica.

Cuando comience a normalizarse la situación, ¿en qué sectores destaca que se presentarán las mayores oportunidades de negocio? ¿Cuáles son los que se verán más afectados?

Aunque aún existen muchas dudas sobre cómo será la salida de esta situación, sí parece claro que existirán sectores como el relacionados con las infraestructuras (ya existían planes por parte de DB para ampliar y mejorar sus redes ferroviarias), el impulso a la digitalización (industria 4.0) y el de las energías renovables (existía un fuerte apoyo presupuestario de más de 70.000 millones de euros) que pueden ser los que tengan un mayor crecimiento y apoyo.

Los sectores exportadores tendrán, por el contrario, que adaptarse a las circunstancias de apertura de sus mercados cliente, por lo que su salida será claramente progresiva. A los mismos podemos citar que el sector automotriz está pasando un momento complicado, con el cierre de sus plantas, y cuya salida puede ser lenta ya que, al actual problema se une el cambio requerido por el coche eléctrico que ya estaba generando problemas antes del comienzo de esta crisis.

Sí nos parece reseñable el movimiento que se está produciendo de vuelta de las factorías productivas y que se está acelerando en los últimos dos meses. Este back to local puede generar oportunidades a los productores españoles y, concretamente, a todos los dedicados a la subcontratación industrial.

¿Cómo cree que afectará esta nueva realidad social y económica a la forma de hacer negocios en el país en el medio plazo?

Por lo pronto no parece que se vayan a permitir visitas de negocios a corto plazo. Las mismas se irán reabriendo progresivamente dependiendo de la evolución de la crisis. Así mismo las visitas para auditar nuevas empresas proveedoras están canceladas hasta nuevo aviso.

Al mismo tiempo las empresas alemanas están aceptando, cada vez de una manera más normalizada, las reuniones a través de videoconferencias, convirtiéndose en los próximos meses en la principal vía de comunicación para la presentación de nuevas empresas. Lo que aún no está claro es como estas presentaciones se pueden convertir en oportunidades de pedidos, debido a que la visita al futuro suministrador suele ser una exigencia en los procedimientos internos de las empresas.

Por otro lado, se espera una vuelta a la normalidad con una serie de protocolos en el distanciamiento social (fuertemente respetado) y en las relaciones laborales, animando a cada empresa al desarrollo de protocolos de trabajo propios con fuertes exigencias en normativas de higiene y seguridad laboral.