Financiar la innovación más allá de la UE: ¿cómo aprovechar las iniciativas que impulsa EEUU?

Financiar la innovación más allá de la UE: ¿cómo aprovechar las iniciativas que impulsa EEUU?

SBIR y Government Contracting son dos vías para obtener financiación estadounidense para proyectos innovadores. En SBIR, el esquema es similar al de Instrumento Pyme de la UE, pero con unas particularidades que se deben conocer. Aragón Exterior asesora, ayuda a evaluar y financia parte de los costes para optar a estas líneas de financiación.

Muchas empresas aragonesas ya conocen Instrumento Pyme, la herramienta de financiación de proyectos innovadores de la Comisión Europea y para la que Aragón Exterior cuenta con un programa de apoyo específico. Sin embargo, Estados Unidos también destina miles de millones de euros anuales para financiar proyectos de I+D a través de SBIR (Small Business Innovation and Research) y Government Contracting, unas partidas a las que las empresas de la comunidad autónoma también pueden acceder. Para dar a conocer estas vías de financiación de la innovación en EEUU, Aragón Exterior -que ya ha facilitado la financiación de 6 millones de euros a través de Instrumento Pyme- organizó ayer, con la colaboración de Ibercaja, un nuevo Arex Network.

La cita, en la que se presentó la nueva línea de apoyo de Aragón Exterior para presentar proyectos innovadores en EEUU, contó con representantes de Inspiralia USA, consultora colaboradora de Arex y especializada en la presentación de este tipo de proyectos, y de ITAINNOVA, que ha realizado una propuesta para la Defense Logistic Agency (DLA) estadounidense. Tras la jornada, una decena de empresas aragonesas ya mantuvieron reuniones individuales para valorar la idoneidad de sus proyectos para el mercado de EEUU.

SBIR

El programa SBIR (Small Business Innovation and Research) es el mayor y más importante fondo federal para la financiación de I+D de pequeñas empresas. Cuenta con un presupuesto anual de más de 2.200 millones de euros y financia a más de 160.000 empresas cada año. Hay 11 agencias federales que participan anualmente en el programa SBIR y cada una financia proyectos en sus temáticas de interés específicas. Entre otras agencias, en SBIR se encuentran los Departamentos de Comercio, Defensa, Educación, Energía, Salud, Seguridad Nacional, la NASA… Las empresas pueden presentar varios proyectos simultáneamente a distintas agencias en el caso de que su innovación pueda adaptarse a diversas aplicaciones.

SBIR se puso en marcha en 1982 y, desde entonces, ha financiado proyectos por más de 36.200 millones de euros y se han registrado 70.000 patentes. Esta vía es muy atractiva ya que financia los costes del proyecto -directos e indirectos- e incluso permite lograr un pequeño margen comercial. Además no se tiene que devolver la financiación recibida.

Tres fases

Como Instrumento Pyme, SBIR se estructura en tres fases con distinta financiación en función del grado de desarrollo del proyecto:

  • Fase I: Investigación de la viabilidad y desarrollo de conceptos. Está destinada para proyectos con un nivel de maduración de la innovación (TRL) en niveles 3-5 (Idea-prototipado). Esta fase se desarrolla en un periodo de entre 6 y 8 meses y cuenta con una financiación de entre 100.000 dólares y 225.000 dólares.
  • Fase II: Escalado del prototipado. Para proyectos en fase TRL 6-8, la duración es de 24 meses y la financiación va desde los 750.000 dólares hasta 1,5 millones de dólares.
  • Fase III: Programas para la aceleración de la comercialización.
Escala TRL

Cuestiones a tener en cuenta

Sin embargo, existen ‘peros’. Michael Conry, Senior Innovation Consultant de Inspiralia USA, recordó en el Arex Network que el concepto “pequeña empresa” en EEUU es distinto al que estamos acostumbrados en España, ya que se refiere a compañías con hasta 500 trabajadores. Además, la participación en SBIR está reservada a empresas en las que el 51% del capital esté en manos de estadounidenses y la I+D debe realizarse en suelo norteamericano. Para participar, las compañías también deben contar con al menos un plan de protección de la propiedad intelectual.

Michael Conry, Senior Innovation Consultant de Inspiralia USA.

¿Cómo solucionar el tema de la propiedad de la empresa? «Existen varias estructuras empresariales posibles. Tienes que poder mostrar en papel que la mayoría del poder de la empresa está en manos de norteamericanos, pero muchas empresas españolas ya cuentan con filiales en EEUU. Hay que crear una compañía elegible teniendo a alguien allí y, para eso, el 51% debe pertenecer a un socio norteamericano. El objetivo de esta medida es evitar que se fugue el dinero. Para no perder el control de la compañía, lo ideal es un acuerdo de socios, pero ese 51% tiene que mantenerse, como mínimo, mientras dure el proyecto de I+D», aconsejaron los representantes de Inspiralia USA. «Desde Arex se cubre esta parte legal porque es un punto clave para las empresas que no cuentan con una estructura en EEUU con mayoría de capital americano», añadió Sara Espuelas, project manager de Aragón Exterior.

¿Se puede subcontratar parte del proceso? Sí, hasta un tercio de las actividades. Las subcontratas no tiene por qué ser con una empresa estadounidense y no tienen que ser pequeñas empresas, pero el trabajo sí debe realizarse en EEUU.

Empresas y proyectos elegibles

Para que una empresa pueda ser elegida para SBIR debe contar con personal, instalaciones y dedicación de tiempo para el proyecto. El equipo de trabajo debe estar cohesionado, debe ser capaz de escribir ‘white papers’ académicos y contar con capacidad para resolver problemas en un corto lapso de tiempo.

Respecto a los proyectos, estos deben cumplir tres premisas: ser innovadores, revolucionarios y enfocados a un objetivo definido:

  • El concepto innovador hace referencia a que el proyecto debe conllevar un alto nivel de riesgo técnico (no se había logrado con éxito anteriormente o puede superar importantes barreras técnicas). También debe representar un nuevo concepto o llevar una idea ya existente a un nuevo nivel de status quo.
  • El enfoque revolucionario, por su parte, conlleva que el proyecto debe ir más allá de la competencia conocida y tener potencial para cambiar las prácticas y rutinas de la gente.
  • Respecto a los objetivos definidos, el proyecto debe contar con unos hitos medibles y alcanzables, así como un claro itinerario comercial.

«SBIR no es para realizar investigación básica. Las propuestas para Fase I deben contar, como mínimo, con un plan de negocio, ideas para generar fuentes de ingresos, un plan para proteger la propiedad intelectual y un análisis del mercado. Las que se presentan a Fase II, por su parte, deben contar con un plan de comercialización completamente desarrollado. No importa el alto grado de desarrollo de la tecnología: si no se puede comercializar, no es elegible para SBIR», apuntó Michael Conry.

Registros

Entre las primeras acciones que las empresas deben realizar está darse de alta en varios registros como el EIN (Employer Identification Number), SAM (System for Award Management), Grants.gov o portales de Agencias estadounidenses como eRA Commons y Research.gov). Este proceso puede llevar entre 6 y 8 semanas.

Una vez superados estos trámites, el siguiente paso ya será encontrar dónde puede encajar el proyecto innovador en función de las necesidades de las distintas agencias, si bien un mismo proyecto puede encajar en varias de estas agencias y, por lo tanto, presentarse a todas esas convocatorias.

Recomendaciones

Michael Conry, Senior Innovation Consultant de Inspiralia USA, recomendó a las empresas trasladar una serie de valores bien definidos a la hora de presentar una propuesta:

  • Producto innovador con alto impacto social.
  • Una evidencia sólida de que la tecnología funciona según lo previsto.
  • Conocimiento del mercado potencial, clientes y estrategia de comercialización.
  • Contar con cartas de respaldo del proyecto por parte de posibles socios, clientes o inversores.
  • Mantener una comunicación constante con el director del programa de la Agencia a la que nos queremos dirigir.

Diferencias con Instrumento Pyme

Para crear Instrumento Pyme, la Unión Europea se inspiró en SBIR, que lleva en funcionamiento ininterrumpido desde 1982. Ambas iniciativas comparten puntos en común, pero también diferencias. «En el SBIR te dan dinero para hacer el prototipo y en Instrumento Pyme tienes que tener ya un prototipo», apuntó Daniel de la Puente, VP Operations de Inspiralia USA.

Daniel de la Puente, VP Operations de Inspiralia USA.

Entre otras ventajas de SBIR, De la Puente señaló que SBIR cubre fases iniciales del grado de madurez de una tecnología (TRL 3-5) en la Fase I, la financiación cubre el 100% de los gastos y el acceso a la Fase II puede ser directo para quienes superan la Fase I.

Con SBIR, el mercado «es más grande y la iniciativa más estable, ya que lleva en marcha desde el año 1982 y no tiene plazos definidos como Instrumento Pyme. El número de ‘topics’ financiables supera el centenar y cuenta con un presupuesto anual de más de 2.200 millones de euros. Además, las tasas de éxito medias son más altas: en la Fase 1, frente al 11% de Instrumento Pyme, en SBIR es del 18%; en la Fase 2, en Instrumento Pyme es del 4% frente al 55% de SBIR. El número de compañías financiadas cada año también varía: de 1.200 en Europa, la cifra sube a 5.000 en Estados Unidos», apuntó.

La misma empresa puede tener varios proyectos en SBIR, mientras que en Instrumento Pyme es para un solo proyecto. Además, en SBIR, el mismo proyecto puede ser enviado a distintas agencias y luego decantarse por la que ofrezca las mejores condiciones.

Government Contracting

Otra vía para acceder a financiación de la innovación en EEUU es Government Contracting, el equivalente a la Compra Pública Innovadora: una entidad pública lanza a concurso la necesidad de satisfacer una necesidad no cubierta a través de una solución innovadora. El desarrollo de ese producto o sistema se puede desarrollar en un periodo de tiempo razonable, requiere tecnología nueva o mejorada y debe cumplir los requisitos que establece el comprador. «Es un uso estratégico de la contratación pública para favorecer la innovación», apuntó De la Puente.

El Gobierno de Estados Unidos, «el mayor consumidor del mundo», cuenta con un presupuesto anual para el desarrollo de productos e investigación de más de 132.000 millones de euros. «Compran todo tipo de productos y servicios, tanto en grandes como en pequeñas cantidades, y por ley debe también deben comprar a las pequeñas empresas», señaló el representante de Inspiralia USA. Entre las principales agencias y departamentos que presentan más oportunidades a través de este canal, De la Puente señaló a los departamentos de Defensa, Energía, Transportes, Salud, Servicios Generales para la Administración y la NASA.

De la Puente apuntó que mientras que con SBIR es la compañía la que marca los objetivos de la innovación, cuenta con el Gobierno como inversor y se financian estados bajos de TRL, en Government Contracting el objetivo de la innovación lo marcan las agencias, el usuario final de la innovación es el propio Gobierno y normalmente se enfocan a proyectos con alto grado de TRL.

A tener en cuenta

Frente al requisito en SBIR de que la propiedad de la compañía debe ser estadounidense, Government Contracting está abierto a todas las empresas e institutos sin necesidad de que se cumpla ese requisito. Los proyectos que superan los 650.000 dólares (575.000 euros) requieren subcontratación.

«Quien se presenta a una oferta de Government Contracting debe poder ofrecer una importante experiencia técnica, un portfolio con referencias de trabajos anteriores, así como capacidad de recursos internos y de subcontratación», añadió el representante de Inspiralia USA.

Proceso

Cuando una empresa identifica una necesidad que puede cubrir a través del portal FedBizOpps.gov se intenta contactar con el responsable del anuncio si es posible para ampliar la información. El siguiente paso es enviar un ‘white paper’ (resumen de entre 2 y 10 páginas) con la propuesta. Ese documento debe incluir información de la compañía, sus principales actividades y con qué certificaciones cuenta; debe describir las habilidades y capacidades del equipo, demostrar que se conoce al público objetivo y a la competencia, ofrecer planes de contingencia y explicar con qué apoyos se puede contar para cubrir las demandas que no se pueden satisfacer con recursos propios.

Si el solicitante está interesado tras recibir el ‘white paper’ (un proceso que puede llevar entre uno y tres meses), se pondrá en contacto para dar feedback. «La comunicación es mucho más fluida que con Instrumento Pyme», apuntó De la Puente. El siguiente paso es preparar la propuesta completa incluyendo ya el presupuesto. Tras la revisión de la propuesta (que puede llevar entre cuatro y ocho meses), si es aprobada, ya solo queda ejecutar el proyecto. «Cada agencia cuenta con sus propios procedimientos, por lo que hay que prestar atención a los requerimientos de cada oferta», recomendó De la Puente.

Recomendaciones

Para tener más probabilidades de éxito, el responsable de Inspiralia USA recomendó establecer redes de contacto con las agencias que más se adecúen a los proyectos que desarrolla la empresa, tener una web bien preparada ya que va a ser una importante fuente de información para los contratistas, ser visible en el entorno local y contar con todas las certificaciones que nos puedan demandar.

ITAInnova y la propuesta de Kajal

El Arex Network sobre financiación de proyectos innovadores en EEUU también contó con la participación de ITAINNOVA, que ya ha presentado una propuesta, con el apoyo de Inspiralia USA, a la Defense Logistic Agency (DLA). Cristina de la Hera, de la Oficina de Proyectos colaborativos de I+i de ITAINNOVA, fue la encargada de explicar la experiencia en este proceso a partir de un proyecto vinculado al sector logístico, de estimación de tiempo de entrega, en el que la plataforma tecnológica Kajal, registrada por ITAINNOVA, basada en algoritmos de predicción logística personalizada y automatizada, puede proporcionar a la DLA «una mayor eficiencia en la planificación y gestión del transporte mediante la optimización de los envíos, con una reducción significativa de los costes administrativos y de mano de obra. Es una plataforma que gestiona los procesos logísticos de las compañías con una visión holística».

Cristina de la Hera, de la Oficina de Proyectos colaborativos de I+i de ITAINNOVA

Con esta propuesta, ITAINNOVA -que ya cuenta con más de 30 proyectos H2020- da el salto a EEUU. ¿Por qué este mercado? «Porque es líder en innovación tecnológica, búsqueda de talento para la transformación digital de la industria y por el impulso público a la creación de valor en I+D+i en capital, talento y tecnología», apuntó De la Hera. «EEUU no es como la Unión Europea. Tenemos capacidad para presentar soluciones que en Europa ya son comunes pero que allí son innovadoras, como puede ser el uso de tacómetros. El contexto normativo europeo nos obliga a avanzar a un ritmo rápido y tenemos tecnología para exportar a EEUU», añadió.

La representante de ITAINNOVA también señaló que el proceso para acceder a financiación para la innovación «en Europa es más rígido en cuanto a plazos y burocracia asociada. En EEUU, una vez superado el proceso de registro, no hemos tenido que aportar mucho más, ya saben que somos una agencia acreditada. Las comunicaciones en el entorno europeo también son más rígidas en cuanto a procedimientos».

«Con esta primera experiencia en Estados Unidos hemos aprendido, pero nuestro gran objetivo es participar en estos proyectos de la mano de empresas, poder acompañarlas como proveedor tecnológico», añadió De la Hera.

Línea de apoyo Arex

Para promover la participación de empresas aragonesas tanto en SBIR como en Government Contract, Aragón Exterior cuenta con una línea de apoyo específica. Además de ofrecer orientación y asesoría inicial, Arex facilita la evaluación gratuita de la idoneidad de los proyectos para el mercado estadounidense por parte de expertos.   

Arex también ofrece apoyo económico: 2.500 € sobre honorarios de preparación y gestión de la propuesta para Fase I del programa SBIR y de la propuesta y documentación a preparar para a Governement Contracting.

Estos apoyos se suman a otros servicios que ofrece Arex en materia de asesoría legal, fiscal, laboral; asesoría y gestión administrativa internacional; búsqueda de contactos internacionales; acompañamiento, interpretación o selección de personal, entre otros.


Si desea más información sobre cómo participar en SBIR o Government Contracting, póngase en contacto con Sara Espuelas, project manager de Aragón Exterior, a través del teléfono 976 221 571 o el correo sara.espuelas@aragonexterior.es.

Cerrar menú