«Para implantarse en otro mercado es fundamental contar con expertos que nos den apoyo en destino»

«Para implantarse en otro mercado es fundamental contar con expertos que nos den apoyo en destino»

Un webinar de Aragón Exterior e Ibercaja abordó, con la colaboración de la consultora Excelia, cómo afrontar la puesta en marcha de filiales o sucursales y qué cuestiones se deben tener en cuenta.

Aragón Exterior e Ibercaja organizaron ayer un nuevo #ArexNetwork en el que Excelia -consultora internacional presente en más de 50 países y que presta servicios de outsourcing contable, fiscal, nóminas y operaciones- detalló qué aspectos jurídico-económicos se deben tener en cuenta a la hora de afrontar un proyecto de internacionalización. Neide Giner Otazua, International Manager en Excelia, fue la encargada de explicar cómo abordar proyectos o la implantación de filiales en el extranjero.

La decisión de internacionalizar la actividad de una empresa afecta a todas las áreas operativas internas de cualquier compañía, desde la dirección a recursos humanos, contabilidad, marketing, producción, sistemas o el equipo legal. Pero la participación interna no siempre es suficiente: Giner señaló que cuando una empresa toma la decisión de internacionalizarse, surgen dudas que deben resolverse con la ayuda de un actor externo: ¿Qué leyes se aplican en un mercado concreto? ¿Cuánto tiempo necesitamos para constituir una filial allí? ¿Cuáles son las cargas impositivas? ¿Qué restricciones existen para entradas y salidas de capital? ¿Cuál es el coste salarial de los empleados?…

Colaboradores en otros mercados

«La decisión de internacionalizar la actividad la suele tomar el director general, que tiene una visión estratégica de la compañía, pero las empresas no siempre son autosuficientes para afrontar este proceso», apuntó Giner, que ejemplificó las limitaciones que puede encontrar un director financiero o un abogado al desconocer la realidad de otros mercados distintos al nacional. «Necesitarán apoyo local en el mercado de destino, personas que conozcan cuál es la situación y condicionantes que nos afectan y que puedan ayudarnos a resolverlos», añadió.

Legal

Cuando una empresa decide constituirse en el extranjero, existen varias fórmulas entre las que se encuentran las sucursales y las filiales. El modelo elegido es importante porque conlleva consecuencias: «La filial tiene una personalidad jurídica propia, mientras que la sucursal depende de la sociedad matriz. En consecuencia, las obligaciones fiscales y tributarias son distintas. Para tomar la decisión correcta hay que valorar caso por caso, pero para evitar errores es fundamental contar con apoyo directo en ese mercado», insistió Giner.

Para constituir esa presencia en otro mercado es necesario contar con el abogado de la empresa o con una persona de confianza a la que poder otorgarle poderes. «En muchos países se pueden resolver trámites por vía telemática», apuntó la responsable de Excelia. Pero en determinados mercados -«como en varios latinoamericanos»- hay que saber manejar los tiempos para constituir una delegación «porque podemos encontrarnos con mucha burocracia» o para, simplemente, abrir una cuenta bancaria.

¿Y quién va a representar a la compañía en ese mercado? ¿Vamos a expatriar a alguien de la empresa? ¿Será un socio local? ¿Alguien a quien hayamos contratado? «Estamos a muchos kilómetros de distancia, por lo que el representante de la empresa debe ser siempre una persona de nuestra confianza. Si no conocemos a nadie, debemos acudir a alguien de confianza que tenga experiencia en la constitución de empresas en el país», remarcó.

¿Y el domicilio? «Se puede subcontratar, se puede poner la dirección de donde estén nuestros representantes… pero debe estar siempre atendido para que esté toda la documentación de la compañía por si acuden inspectores locales, para que podamos facturar, para contar con un lugar donde puedan trabajar nuestros empleados…».

Contabilidad y finanzas

Muchas empresas deciden llevar el control de la contabilidad y las finanzas desde España, «pero existen ciertas limitaciones que marca cada mercado. Por ejemplo, poder desempeñar funciones para las que solo están autorizadas personas registradas por la administración correspondiente en ese país». Además, cada país tiene sus propios calendarios de pago de impuestos, existen distintos sistemas fiscales… «Algunos aspectos -como asesorías fiscales o presentar determinados modelos- necesitan, sí o sí, apoyo de contables en el extranjero o contratar personal propio del país», apuntó Giner. «Cuidado con quién se contrata en destino porque se pueden generar problemas tributarios serios por haber preparado mal la contabilidad», aconsejó.

Recursos Humanos

«Si decidimos enviar personas al extranjero o contratarlas en otro país, desde Recursos Humanos se debe tener en cuenta la cultura del país: sus costumbres, sus fiestas locales, las tradiciones en el trabajo (por ejemplo, entregar un aguinaldo en Navidad), las vacaciones, los salarios, la normativa local… El personal que esté allí debe estar alineado con la cultura de la empresa y viceversa», apuntó Giner. «No es lo mismo hacer negocios en China, Chile o Marruecos. El éxito de la internacionalización muchas veces pasa por estar alineados con la cultura de cada país y su forma de hacer negocios».

Sistemas

La transformación digital también puede determinar el éxito de una estrategia de internacionalización. «Tiene influencia en cualquier actividad porque necesitamos tener más control sobre todo lo que está ocurriendo. Tenemos a nuestra disposición muchas herramientas que, como empresa matriz, nos permiten controlar los procesos de negocio y obtener información para la toma de decisiones. Desde el punto de vista de la filial, necesitamos tener control de las operaciones y la actividad así como conocer el grado de cumplimiento de los requisitos fiscales y contables del país», apuntó Giner. «La decisión de qué herramientas nos convienen depende de lo que queramos invertir y de los objetivos que queramos conseguir», añadió.

 

Casos sobre el terreno

La jornada también permitió ilustrar casos reales a los que se han tenido que enfrentar empresas aragonesas. Una firma de la comunidad tuvo que constituir obligatoriamente una compañía en Suecia ya que iba a fabricar en el país y constituyó otra empresa local más en Reino Unido para respaldar a un empleado que comenzó a trabajar allí.

Cuando se cuenta con cierta experiencia en los mercados internacionales, una duda común es plantearse cuándo dejar de seguir haciendo viajes comerciales a un país y plantearse instalarse como empresa. «La idoneidad la marca la necesidad del negocio: puede que se estén produciendo fracasos en las negociaciones comerciales por no estar presentes, que se necesite emitir facturas en el país, que se quiera reforzar la marca de la compañía en ese mercado…», enumeró Giner.

Otra duda que se plantea es si hay que instalarse en un país por la necesidad de contar con stock o un espacio de almacenaje para los productos. «No es necesario, pero sí es interesante que cuando se toma la decisión de contratar allí, sí surge la obligación», apuntó la delegada de Excelsia.

Entre las experiencias de empresas aragonesas, también se abordaron los mercados de Marruecos y Argelia. «Son países de futuro porque está todo por hacer prácticamente y son muy atractivos por cercanía. Por el contrario, existe menor seguridad jurídica», apuntó un empresario aragonés, que aseguró que «para poder hacer negocios en estos países es necesario tener presencia física, adaptarse a su cultura y normativa y contar con asesoramiento local».

Otra compañía aragonesa de consultoría tecnológica para el sector aeronáutico explicó cómo comenzaron a trabajar con un socio local en Estados Unidos. «Decidimos formar dos entidades jurídicas que operan de forma separada pero que funcionan como un grupo de empresas. Eso nos ha facilitado mucho las cosas desde el punto de vista fiscal y legal ya que, al ser dos empresas fundadas de forma local, nos permite participar en determinados proyectos a los que no podríamos acceder si fuésemos empresas extranjeras», apuntó el directivo aragonés. Entre los retos se encontraba cómo actuar de forma coordinada y los recursos humanos, «ya que hemos necesitado gente trabajando en las dos partes de la empresa, en la europea y en la norteamericana, lo cual ha sido bastante complicado».

Proyectos internacionales

Si desea más información o tiene cualquier duda a la hora de planificar un proyecto en otro mercado, desde Aragón Exterior podemos ayudarle. Consulte toda la información sobre el servicio de gestión de proyectos internacionales.